17 de enero de 2016

Esta foto no le hace ninguna justicia. Afirma mientras toma su retrato fuera de album y me lo da mientras sonrie. La observo joven, viste sandalias, jeans y una playera color hueso con motivos violeta y oxido. Posa al pie de la estatua de Morelos en la plaza de armas. Aqui tenia 17 años. Observo con rabia su fotografia. Las imagenes de sangre brotando de su vientre inundan mi cabeza, su rostro adolorido, los ojos incredulos observando en caida bajo sus pechos y su mano izquierda vuelta un posillo de sangre. Por fin cae. Observé la foto largo rato. Jamás la conocí en vida y muerta su rostro me hastiaba hasta despertar. La señora Matias me sirvió un vaso con agua y se sentó a mi lado. Me pregunto si estaba casado y por costumbre respondí que sí. Después vinieron las incomodas preguntas sobre la cuestión familiar y por ultimo el sermón maternal. No sé mentir y eso siempre me acarrea comentarios incomodos . Ni un solo dato útil pude obtener de las señora Matias.

No hay comentarios: