8 de mayo de 2015

Magda fue a vivir a casa de su novio el mes de enero, con dos meses de embarazo. Pronto las cosas se tornarían difíciles, cuando no hilarantes, con la otra mujer de su mariado: la suegra.
No es que fuera mala mujer, lo cual no me consta, pero era mala "suegra", ustedes saben, siempre entrometiéndose entre el querubín y la nuera y opinando hasta sobre el nombre de la futura miembro del clan.

-¿Cómo que se va a llamar Frida Sofía? ¿Quién escogió el nombre de Frida? -Yo, que para eso soy su madre. -¿Cómo una carreola tan grande? Así no me la podré llevar al mercado -Ni que se la fuera a prestar. -Amor, vamos al súper. -Ay, yo también voy, es que me hace falta tal o cual cosa.

Hasta el punto de entrometerse entre la pobre de Magda y el ginecólogo. -Pero si la que siente las cosas soy yo -protesta Magda.

No hay comentarios: