1 de diciembre de 2014

A manera de opinión

Debo reconocerlo: detesto a la selección mexicana. No sabía porqué hasta que hice un analisis introspectivo y llegué a la conclusión de que los odio porqué me rompieron el corazón y mis afectos nacionalistas en reiteradas ocasiones. Si a esto le agregamos el clásico discurso intelectualoide contra el fútbol tenemos la mezcla perfecta para mi aberración hacia los ratones verdes. En un sentido similar pero de manera distinta llegué a detestar a Chespirito: Televisa se encargó de eso con sus retransmisiones del Chavo del Ocho hasta el hartazgo.

Hoy como cada vez que acontece algo de tanta trascendencia mediática el público se vuelca a demostraciones de los más variados tipos. Cuando mueren personajes como García Márquez, Pacheco o Monsiváis regularmente salen admiradores hasta por debajo de las piedras y todos los citan cual escolares cómo nunca lo fueron en clase de Español. Se alaba a los excelentes escritores y se toma por descontado que los libros son una chulada divina.

Pero muere alguien como Roberto Gómez Bolaños y de repente muchos muestran su asco por el sujeto o la pompa fúnebre. Hay hasta quien lo critica de haber idiotizado al público y llenar la televisión con su bazofia cómica sin dejar de lado que la televisión es un instrumento apendejador de las masas. Entre los detractores de Chespirito algunos lo son de su comedia, otros de la televisión, otros más especificamente de Televisa y otros tantos de la postura anti-aborto que mostró Gómez Bolaños hace algunos años atrás. Acusarlo por haber trabajado para la televisión y para Televisa me resulta incoherente. Acusarlo por su comedia, bueno, hay quienes disfrutaron de ella. De la postura anti-aborto sólo puedo decir que con toda su libertad de expresión salió a defender una causa que a él parecía legítima.

Por otra parte los libros también pueden ser excelentes vehículos de bazofia y la televisión de excelentes contenidos culturales y educativos. No podemos culpar a las tecnologías por el mal uso que se les da. Internet es un gran instrumento en el cual tenemos la plena libertad de acceder a los contenidos de nuestra elección y al menos yo no he notado una mejoría en la calidad de la demanda.

Sinceramente no culpo a Azcárraga por la pésima calidad de su programación. Si la señorita Laura sigue al aire es porque tiene rating y para eso se necesitan espectadores. Si Paulo Coehlo vende libros es porque tiene lectores. Simple y sencillamente el público no exige contenido de calidad y aquellos en su ánimo de vender le dan al público lo que con mayor presteza consumirá.

No estoy haciendo una apología de nadie, sólo digo que veo muy difícil que llegue el día que las televisoras comerciales de este u otro país comiencen a crear mejores contenidos. Ellos simplemente cumplen una demanda.

Aun hoy recuerdo que a Monsiváis se le despidió en el Palacio de Bellas Artes, no se pudo haber escogido un mejor lugar para hacerlo. Su partida fue noticia nacional y hubo muchos a quienes su partida consternó. Pero lamento decirlo: sólo un reducido número conocía su obra. A Chespirito por otra parte se le despidió en el Estadio Azteca, y hubo aun más personas a quienes consternó su partida. ¡No saque ésto de contexto! No estoy comparando a los personajes, estoy comparando la respuesta del público.  Y claramente hay a quienes molesta tanta pompa para la despedida de un personaje como lo fue Chespirito.

Chespirito como tal tan sólo cumplió con la tarea de hacer comedia para la televisión. Y aunque no soy su fan ni jamás los seré, creo que lo hizo con decoro. En cuanto de la pompa fúnebre que desplegó Televisa sólo falta ver la manera en como reaccionó el público ante la muerte de comediante: no fue ni más ni menos de lo que el personaje difunto merecía pues el público respondió en masa. Televisa simplemente cumplió con una demanda; después de todo Chespirito les produjo y les seguirá produciendo dinero por muchos años por venir.

Las personas damos atención a lo que deseamos darle atención. Yo mismo creo que le estoy dando más atención a este tema de lo que realmente merece. Por eso aquí mejor ahí dejo el tema.

No hay comentarios: