9 de enero de 2014

Estado ficto

Ha llegado a su fin el año 2013, primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto. Algunos recordaremos que hace doce años se antojaba posible la desaparición del PRI. Había sido derrotado por primera vez en su historia. Pero esto no sucedió, por el contrario, el PRI se fortaleció y sin dejar de lado su cepa electorera comenzó a recuperar posiciones hasta regresar a la presidencia de la mano de un galán plástico.

Por primera vez en varios años estamos viendo reformas serias a la constitución. El año de la actividad legislativa ardua ya terminó, como finito se encuentra el Pacto por México,el cual Jesús Zambrano se tomó la innecesaria molestia de declarar difunto. El Pacto ha cumplido con su cometido, así que podemos afirmar que murió en paz.

Por otro lado el país mostró un mediocre crecimiento económico, que como de costumbre achacamos a la actividad económica estadounidense; si ellos no crecen, pues nosotros menos. Pretextos nomás. Por si fuera poco la violencia no menguó, y dos huracanes afectaron gravemente los litorales del país. Si hubiese una fórmula precisa para hacer un recuento del año pasado, apostaría mi abuela a que fue un año peor que malo. Pero eso son meras impresiones de este sospechosista simplón y aburrido. Pura cizaña.

En la actividad periodística algunos sentimos una pasión por los sucesos inesperados. Morbo pues. Lo cierto es que los hechos en el país ya están muy añejos. Corremos el riesgo de morir de aburrimiento. Las mismas noticias de siempre. Existen en el país al menos unos cuantos temas que han estado presentes durante los último años y permanecerán ahí al menos un año más.

Así pues durante este año nuevo seguiremos leyendo sobre la inseguridad y el pobre desempeño económico del país. Sin embargo en lo particular debemos poner especial atención a los grupos de autodefensa y la puesta en marcha de la gendarmería nacional; en cuanto de seguridad se trata. Mientras que en cuanto de economía nuestros ojos deben voltear a ver al régimen de incorporación fiscal; que desaparece a los REPECOS, los gasolinazos y más importante aún la ley reglamentaria de la Reforma Energética. Quiero anotar que ya se anunció que este es el último año en que veremos gasolinazos, ya que para 2015 la gasolina subirá conforme a la inflación.

Debemos además poner atención también al desenvolvimiento de las demás reformas. Si el 2013 fue el año de las reformas, el 2014 será el año de su puesta en marcha. Dos cosas que atraen mi atención este año son la licitación de nuevas cadenas de televisión; que dudo le agrade al duopolio, pero esperan con ansias algunos inversionistas y la puesta en marcha de la Reforma Educativa por parte de los gobiernos estatales, que ya ha estado causando malestar a perjudicados y perjudicables. Nos espera un año un tanto interesante, lleno de detalles.

Así las cosas quiero aprovechar para desearle un feliz año amable lector, y pedirle que se encuentre al pendiente de la agenda política de este año, pues ella definirá el rumbo del sexenio peñanietista y de los sexenios por venir.

El texto original de Éste artículo fue publicado por Agencia Quadratín en la siguiente dirección: http://www.quadratin.com.mx/opinion/Estado-ficto-16/

Éste contenido se encuentra protegido por la Ley. Si lo cita, por favor diga la fuente y haga un enlace a la nota original de donde usted lo ha tomado. Agencia Quadratín. Todos los Derechos Reservados © 2013.

No hay comentarios: