25 de enero de 2012

Despierto, su aliento etílico me está embriagando
Respira frente mío, me mira profundamente
El peso de su cuerpo ligero comprime mi pecho
Lo miro aterrado, grito, pero el silencio me opaca

Observa detenidamente mi rostro
Veo sus dientes enracimados mientras sonríe
Sus ojos no brillan, ni su cuerpo emite calor
Sus llagas pestilentes aturden

Repite la misma letanía, no calla, repite
Repite la misma letanía, no calla, repite
Repite la misma letanía, no calla, repite

Miro su rostro nuevamente, su voz es familiar
Es un demonio, es un demonio
Es mi demonio. Soy yo.




No hay comentarios: