15 de junio de 2011

Segundo acercamiento a las ideas de la ilustración

A más de dos siglos la revolución francesa aun es discutida y forma parte integral de los cursos de historia, no sólo como un evento histórico francés, pero en cierta medida, mundial.
Ella es digna de estudio no tanto en los hechos acontecidos, sino en lo que ciertos actos determinantes de ella significan, como producto de una era que estaba por terminar y como cimiento de una por venir.
Para determinar la importancia de estudiar la revolución francesa deseo poner sobre la mesa las dos consecuencias de ella que considero más influyentes: la disminución del poder de la Iglesia y la declaración de los derechos del hombre y el ciudadano.

Pero para que estas dos cosas sucedieran tuvo que comenzar la revolución francesa, y esto ocurrió gracias al tercer estado, en el cual, es necesario anotar, estaba incluida la burguesia.
Ante la crisis financiera que debilitada a Francia hacia 1789, los tres estados (el clero, la nobleza, y el pueblo) fueron convocados a formar los Estados Generales con la intención de hacer frente a la crisis financiera y debido a que no hubo consenso en los intentos previos por combatir la crisis; uno de los cuales proponía un nuevo código fiscal que incluía un gravamen sobre los bienes raíces de la iglesia y los nobles.

El 20 de junio de 1789, los miembros del tercer estado realizaron el juramento del juego de pelota, en el que prometieron seguir con las reuniones de la recién formada Asamblea Nacional hasta que dieran a Francia una nueva constitución. La asamblea nacional fue creada por el tercer estado el 17 de junio, esto cuando fueron informados que la votación en el Estado General sería por estado y no por cabeza, teniendo el tercer estado el doble de miembro que los otros dos y por ende mayor peso en votaciones por cabeza.
El 23 de junio, el Rey declaró nulas las resoluciones del día 17, en las cuales se instituyó la Asamblea Nacional, pero el tercer estado permaneció firme y resistió la voluntad del Rey.
Para el 9 de julio se formó la Asamblea Nacional Constituyente que tras la toma de la Bastilla del 14 de julio se convirtió en el gobierno efectivo de Francia.
En Agosto la Asamblea Nacional Constituyente abolió el feudalismo, canceló el poder de la iglesia de imponer impuestos y publicó la declaración de los derechos del hombre y del ciudadano.

1 comentario:

Miguel dijo...

Derechos humanos que, por otra parte, se decidieron en base a la cultura occidental y tratamos de imponer al resto de culturas.