8 de junio de 2011

Ni Bartola

¿Es la estupidez la receta para el éxito? En definitiva hay quienes o creen que así es o son estúpidos por naturaleza. El wanna be known as Mr. President también conocido como Ernesto Cordero ha demostrado que esa es su formula para lograr el éxito. Veamos que se puede esperar de un chico ITAM con maestría en economía por la mismísima universidad de Pennsylvania:

Dijo en una ocasión Cordero: “Hay familias mexicanas que con ingresos de 6,000 pesos al mes tienen crédito para una vivienda, tienen crédito para un coche, se dan tiempo de mandar a sus hijos a una escuela privada y están pagando las colegiaturas”, esto es interesante ya que hace poco más de dos milenios Aristóteles hablaba de tres componentes que un buen discurso debe contener: ethos, logos y pathos.

El primer componente, ethos, hace referencia a la credibilidad, y como no creerle a este sujeto sí tiene una maestría en Pennsylvania y es egresado del ITAM, como la mayoría de los burrócratas en el gabinete. De en valde la distinción a la mejor universidad de habla hispana de la UNAM. El segundo, logos, refiere al uso de la razón para persuadir, y miren sí no es suficientemente lógico su argumento: con seis mil del águila alcanza para pagar hipóteca, crédito automotriz y llevar a los niños a escuela de paga ¿así o más claro el asunto? ¿hay alguien en la mesa que se lo pueda rebatir? Porque yo no. Por último, el tercero, pathos, hace referencia a lo emocional, y dígame usted ¿cómo se sintió cuando escuchó semejantes declaraciones? ¿apoco no sintió un sentimiento raro y extraño? Claro que lo sintió, era intención de Cordero provocarlo, el tipo podrá jamás haber leído a Aristóteles (se graduó de actuaría y su maestría es en economía) pero parece conocerlo a la perfección.

Pero las grandes dotes de este Bartolo de la economía casera no quedan ahí. Hasta en los campos de la poesía se anda inmiscuyendo. Todos recordaremos el poético “Deseo ser presidente con todo mi corazón”. Mi vida, que hermoso. ¿Se lo lleva así a su casa o se envuelvo de regalo?

Pero ya al grano, en resumidas cuentas la estupidez parece no ser un factor que les incomode. Esto es un ejemplo claro de que los puercócratas en el poder han estado tanto tiempo revolcándose en el cuchitril que ya desconocen, si es que alguna vez conocieron, como es el teje y maneje en la campiña. Gente muy educada, sí, pero muy alejada de la realidad.

¿Tenía razón aquel que me decía que México es una ruptura en el tiempo y espacio de tipo Kafkiano?

1 comentario:

Miguel dijo...

Respecto a tu primera pregunta: ¿es la estupidez receta para el éxito?

NO, pero ayuda.

Yo por eso me empeño en ver televisión, sus efectos en mi cerebro me llevarán a lo más alto.