7 de abril de 2011

Marcha

Ayer miércoles asistí a la marcha convocada por Javier Sicilia en Cuernavaca. Poco después de terminada revisé las noticias en internet y los periódicos hablaban de ocho mil, diez mil y el más aventurado quince mil asistentes. No creo aventurado hablar de por lo menos 35 mil asistentes, algo que para grandes ciudades es poco, para Cuernavaca demasiado. Y se vio.
El encabronamiento popular está ahí, aunque no sea nuevo, y siempre hay gotas que derraman los vasos. Realmente cuestiono este tipo de movilizaciones porque si bien permiten hacer una demostración pública e innegable del sentir de la población regularmente carecen de lo necesario para lograr un cometido conciso. Desde hoy y hasta el próximo miércoles 13 de abril Sicilia estará apostado frente a palacio de gobierno en espera de una respuesta por la muerte de aquellos jovenes entre quienes estaba su hijo. De lo contrario exigirá la renuncia del gobernador Adame.
Y aquí es donde la capacidad de convocar a 35 mil personas a manifestarse pacificamente puede ser capitalizada para lograr algo concreto: no sólo conseguir la renuncia de Adame pero además lograr la reglamentación de la revocación de mandato.
Espero pues que de este lodazal pueda alguien, sea Sicilia como mártir, u otro sacar capital para lograr un cambio importante en como se hacen las cosas en el estado, y quizá después la federación; de lo contrario esta manifestación quedará como el recuerdo de toda la gente conocida que se junto a una caminata y de nueva cuenta no se organizó para lograr un cambio verdadero.

No hay comentarios: