7 de junio de 2009

Sistema de castas

Desde siempre me pregunté porque el sistema de castas siempre consideró por separado a españoles y a criollos. Después de todo los segundos eran hijos de padre y madre española, y habían además nacido en territorios bajo soberanía de la corona española, no había pues motivo para considerarseles, en mi percepción de una casta diferente.
Pero quizá sea cierto, uno siempre verá como su hogar al lugar donde nacio y crecio, y pronto los criollos se sabrían así mismos americanos y no españoles, a quienes incluso aborrecerían, y junto con los mestizos, que no se veían así mismos ni como indígenas ni como españoles, fundarían la américa látina que hoy conocemos.

Los inmigrantes hacia Estados Unidos han dejado atrás sus países, algunos dicen que sólo por un tiempo, pero muchos llevan años residiendo en E.U., y otros reconocen que no tienen ya nada que ir a hacer a sus países de origen. Muchos llegaron con hijos pequeños y después concibieron otros más, ya nacidos ciudadanos de los Estados Unidos, otros concibieron a su primer hijo o se conocieron y se casaron en la tierra de Washington y Lincoln.
Esto ha creado una situación especial dentro la familias de inmigrantes, donde los padres son ilegales e incluso los hermanos mayores también, mientras los menores son ciudadanos estadounidenses. A veces uno de los padres cuenta, o contó con la residencia permanente o es ya un ciudadano, mientras el otro es un inmigrante ilegal, pero en muchas de estas situaciones las esperanzas se depositan en el hijo menor, que algún día cumplirá 21 años de edad y podrá entonces "arreglar" la situación migratoria de sus padres. En otros casos, los pocos, toda los miembros de la familia cuentan con la ciudadanía estadounidense.

Siempre me ha gustado pensar que más abajo del Rio Bravo habemos mexicanos, salvadoreños, argentinos y chilenos, por mencionar algunos, que nos sabemos unidos por una raiz común pero nos sabemos diferenciar por ser miembros de culturas hermanas pero diferentes. Sin embargo cruzando el Rio Bravo a todos se nos mira como latinos o hispanos, esta es la nueva cultura que mucho ha heredado de sus raíces latinoamericanas pero más ha asimilado de la cultura estadounidense.

En mucho se parece el sistema de castas a esta situación moderna y hace comprender el porque de la marcada diferencia entre españoles y criollos en aquella epoca. Ahora estas generaciones de latinos nacidos en los Estados Unidos no pertenencen al país del que son originarios sus padres, aunque hayan heredado el idioma, las tradiciones, el gusto por los mismos platillos o incluso la afición al mismo equipo de fútbol o a la selección nacional de los países de origen de sus padres.

Estos jóvenes son ciudadanos americanos, todos ellos con los mismos derechos que un anglosajón, aunque aun exista discriminación en su contra no sólo de parte de suplemacistas blancos, sino incluso de personas de ascendencia latina. Por ello tampoco parecen pertenecer claramente a los Estados Unidos, aunque ella sea la patria que conocen y a la cual muchos han servido en guerra.

No hay comentarios: